DESDE LA PARROQUIA. El chiquichueco

DESDE LA PARROQUIA. El chiquichueco

Por Mar Morales

A POCO MÁS DE UNA SEMANA para que culminen las campañas en el puerto jarocho el ambiente está que arde, y no lo digo por los días calurosos que hemos tenido. 

QUIENES HEMOS SEGUIDO de cerca la campaña del ingeniero Ricardo Exsome Zapata, candidato de la Coalición Juntos Haremos Historia en Veracruz hemos sido testigos del buen recibimiento que tienen sus propuestas y las de los candidatos a diputados locales y federales entre la población jarocha, tanto que incluso aquellos grupos que antes no apoyaban el proyecto de Morena ahora se suman a sus filas y lo hacen de buen modo.

Don Ricardo, siempre con atención escucha a cada una de las personas que se le acerca y debo decirlo con admiración, es incansable y tiene muy bien puesta la camiseta de la Cuarta Transformación.

SI, VERACRUZ HUELE A MORENA. Y esto le enfurece a los panistas, especialmente al ya célebre “chiquichueco” (usted perdone, pero cuando leí el nuevo apodo del joven e inconforme Miguel, no he parado de reír).

Tan furioso está que piensa erróneamente que saliendo a gritar con un montón de neopanistas, la mayoría empleados del Ayuntamiento, va a poder regresar a la contienda, siendo que él mismo se dio un balazo en el pie mintiendo.

CONVENDRÍA QUE LOS GRITONES se informaran antes de salir a hacer el ridículo.

Quitarlo no fue decisión del gobierno estatal, claro que no.

¿Qué culpa tiene Cuitláhuac que no tenga residencia en el puerto jarocho?

Si fuera una imposición, si lo hubieran quitado a la mala, si hubiera mala leche, les juro que yo sería la primera en decirlo, pues odio las injusticias, vengan de quien vengan.

PERO YUNES COMETIÓ un grave error. Punto. No regresará con marchas, no se puede. 

¿Puede ampararse? Sí, como cualquier ciudadano.

Pero como le dije: el desprestigio no se borra con agua y jabón. Ya se quemó. 

Y quienes lo sigan solapando, gritando en las calles, armando mitotes, solo exhiben su ignorancia, porque anótele bien, que la autoridad competente perdonara al hijo del ex gobernador sería más grave aún que la bronca en la que se metió Miguel, sería un acto violatorio de la ley, el desprestigio total para las instituciones y contra eso se ha venido luchando, contra la inmoralidad de los jueces corruptos.

Es imposible y lo que podría hacer Miguel Ángel, no para regresar a la contienda, no, para limpiar su honra, es salir y convocar a los gritones para ofrecer disculpas y retirarse como los grandes. Humildad, se le llama.

ESTE ES EL PROBLEMA de la división social que vivimos no solo en el puerto, en todo el país. División, por cierto, que fue heredada por Felipe Calderón cuando se robó la elección en el 2006. Desde entonces estamos peor que Caín y Abel y tontamente se piensa que ser panista es sinónimo de fifí, de ricos, de estudiados (los que hoy marcharon les juro que de leyes no saben nada), de pudientes…

Tontería al mil.

Por cierto, ¿no que marchar era de nacos?

Y TAN FEO sienten la derrota que ayer la candidata a la diputación local por el Distrito XV de la coalición Juntos Haremos Historia en Veracruz, Diana Santiago Huesca, fue víctima de la furia panista y mientras hacía su recorrido fueron quitadas lonas con propaganda de ella y de integrantes de su coalición, por lo que se interpuso una denuncia ante el OPLE.

El video que circula en redes sociales muestra el acto vandálico por lo que se espera que la autoridad electoral proceda.

 ¿QUÉ NECESIDAD? dijera el clásico.

Sigamos calentando motores, vamos en la recta final.

Y SÍ, anótele bien: Veracruz huele a Morena.

Deja una respuesta