Línea 12 del Metro: Miguel Ángel Mancera y Claudia Sheinbaum

Línea 12 del Metro: Miguel Ángel Mancera y Claudia Sheinbaum

Por Raíl Caraveo

La Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, recorre el sur; tiene correspondencias en la estación Atlalilco, con la Línea 8, en la estación Ermita con la línea 2, en la estación Zapata de la línea 3 y en Mixcoac de la línea 7 como terminal.


El 8 de agosto de 2007 se presentó el proyecto oficialmente como La Linea del Bicentenario, su construcción estuvo a cargo de: Empresa ICA, SAB de CV, Alstom Transport SA de CV, y Carso SA de CV, quienes firmaron contratos con el Gobierno del Distrito Federal –como cliente- el 17 de junio de 2008. La obra fue inaugurada el 30 de octubre de 2012 por Marcelo Ebrard Casaubón, Jefe de Gobierno del DF y Felipe Calderón, Presidente de México 2006-2012.


La línea 12 tuvo varios cierres, lo que significó un hecho inédito; en febrero de 2014, en marzo de 2014. En abril de 2014  la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados creó una comisión para dar seguimiento a los recursos federales asignados a la construcción de la línea 12. ​ En abril de 2014 también  Joel Ortega compareció ante esta comisión para explicar el destino de los fondos federales asignados a la línea.
La rehabilitación de la Línea 12 del Metro ha exigido constantes recursos y esfuerzos en la totalidad de su recorrido por las características de su construcción. Los sismos del 19 de septiembre de 2017 dejaron profundos problemas en la obra civil, sumadas a las fallas en su concepción y ejecución la llevaran al caos; en aquel año, el director general del STC-Metro Jorge Gaviño Ambriz, alertó que la columna 69, el tramo que se derrumbó y dejó 23 muertos, la trabe 41 y las curvas 11 y 12, eran “un dolor de cabeza” para la administración de la capital por las innumerables fallas que presentaban. Es importante mencionar que las mismas empresas que participaron en la ejecución de la obra –tras los daños de 2017- ofrecieron participar en la reparación (parches) de manera “gratuita” conforme lo informó el STC ese año. Desde aquel momento, el gobierno capitalino tuvo conocimiento que la obra estuvo mal ejecutada debido a que se encontraron diversas columnas dañadas, hecho que debilitó su funcionamiento para otorgar certeza en el soporte de peso y elasticidad. “Se detectó un vicio oculto, es decir, una falla en el procedimiento constructivo en el armado de los anillos en la parte baja de la columna, al no apegarse estrictamente al proyecto y especificaciones como se puede apreciar en la distancia de los anillos de amarre de las varillas, que componen dicha estructura”, detalló el Metro.


Si bien es cierto que Marcelo Ebrard y Felipe Calderón inauguraron la obra; los trabajadores sindicalizados actualmente señalan de falta de atención a sus demandas por parte de la Jefa de Gobierno de la CDMX; por otra parte algunos medios quieren que “rueden todas las cabezas” del escalafón del STC-Metro, el lamentable accidente pone a prueba la templanza de Claudia Sheinbaun. Es necesario ir más al fondo de los eventos; una línea que nace con muchos problemas desde la planeación y conducción de la obra por innumerables cambios, para después mantener un deficiente desempeño operativo, el problema se responde volteando hacia atrás y siguiendo el destino de millonarios recursos económicos para la reparación y mantenimiento de la problemática obra.
Y en ese sentido bastante responsabilidad recae en Miguel Ángel Mancera, actual senador y Jefe de Gobierno del Distrito Federal (del 5 de diciembre de 2012 a 29 de marzo de 2018) y es que  luego de la primera suspensión temporal de la Línea 12 del Metro, entre agosto y noviembre de 2013, y la segunda, de febrero de 2014 a noviembre de 2015 –en donde supuestamente se solventaron las fallas estructurales, por un lado, pero también donde, aseguran, “se deslindaron responsabilidades por las graves irregularidades en la construcción”–, pero sobre todo de una tercera suspensión provisional (del 21 de septiembre al 30 de octubre de 2017) por los daños causados a trabes y columnas en las nueve estaciones elevadas (de Zapotitlán a Culhuacán) tras el terremoto del 19 de septiembre de ese año, todo apunta a que no se aplicaron con eficiencia los recursos, ni se pudo garantizar la operatividad de la Línea lo que fue responsabilidad del gobierno de Miguel Ángel Mancera, pudiéndose haber incurrido en negligencia, omisiones, corrupción y desvío de recursos públicos.
Hay que recordar que en diciembre de 2013 Miguel Ángel Mancera subió el precio del boleto del Metro de 3 a 5 pesos con la promesa de mejorar el servicio (los anteriores 8 años había permanecido en 3 pesos) la excusa para incrementar el costo era que se destinarían exclusivamente para proyectos de mejora y modernización del STC-Metro; en aquel entonces Metro y Asamblea Legislativa fijaron 11 compromisos concretos que se deberían de cumplir como obligación del incremento, los compromisos no se cumplieron.


Mancera llegó a gobernar la CDMX en 2012 gracias al Movimiento Progresista (alianza entre el PRD, PT y Movimiento Ciudadano) y el 5 de diciembre pide licencia definitiva para ser candidato a Senador y coordinar la alianza entre PAN, PRD y MC en la campaña de 2018. Su ingreso a la administración pública fue en el año 2000 como Director de Investigaciones y Procedimientos de la Secretaria de Seguridad Pública del Distrito Federal y su trayectoria lo lleva a ser Subprocurador en 2006 y en 2008 titular de la PGJDF justamente durante el mandato de Marcelo Ebrard como Jefe de Gobierno del DF.


Por febrero de 2018 el gobierno de Miguel Ángel Mancera culpa a Marcelo Ebrard de las irregularidades financieras y en construcción de la Lina 12 del Metro, entonces iniciaba su traición, Marcelo Ebrard se tuvo que ir a Paris, guardó silencio; se fue lejos para no enfrentar a dos enemigos fuertes Mancera y Enrique Peña Nieto.


En algún texto el periodista Ricardo Raphael escribió; “No fui yo, fue Marcelo. Así cuentan que acusó Miguel Ángel Mancera cuando en Los Pinos le preguntaron quién había filtrado a la prensa (Carmen Aristegui) los datos sobre la Casa Blanca…”.
Mancera jamás desmintió aquella columna. Nunca lo negó. Y el que calla, otorga.


Y cuando le preguntaron a Ebrard sobre esa versión, respondió textual:
“No creo que sea una volada (mentira periodística). Debe tener bases…si Mancera hizo eso, estaríamos ante un problema muy serio de credibilidad de una persona”.


Otro periodista Martín Moreno menciona; “Desde entonces, el gobierno peñista emprendió una serie de hostigamientos y presiones en contra de Marcelo, orillándolo a huir literalmente del país, sabedor también que Peña Nieto y Mancera mantenían no solo una fuerte alianza política, sino también, una relación personal consolidada por la ambición de Mancera de ser candidato presidencial a toda costa, contemplando, inclusive, serlo por parte del PRI como externo”.”


El lamentable accidente de la Línea 12 que dejó 24 muertos y 79 heridos traerá efectos importantes en innumerables responsables, ojalá aprendamos algo y nunca vuelva a repetirse. Esperemos exista la investigación seria y profunda. Liberarla de pasiones y presiones no será posible.

Deja una respuesta