Pajaritos a volar…

Pajaritos a volar…

Por Mar Morales

PRIMER ACTO: Martita y Fox

“… la vocera presidencial le pidió que le diera un remedio definitivo porque veía que Fox no se decidía a casarse. Fue entonces que el Padre Campos le pidió 20 mil pesos para traerle una pócima especial. Días después regresó con una botella de plástico y un líquido, pero le pidió a Marta que le diera muestras de su sangre y algunos cabellos de sus partes íntimas para hacerlos polvo y agregárselos a la pócima. Cuando ya tenía todo se lo entregó y le pidió que le diera unas gotas diarias al presidente. Le pregunté al entrevistado si se trataba de toloache, a lo que me contestó: Yo creo que sí. Marta ponía el líquido en pequeños goteros y decía que eran las «vitaminas» del presidente para no provocar sospechas en el Estado Mayor Presidencial”….

Lo que acaba usted de leer es un fragmento de Los brujos del poder, de la autoría de Jorge Gil Olmos, libro ampliamente recomendable para darse cuenta no solo de la estupidez de algunos políticos, si no para que vea que cuando no cuesta ganar el dinero, bien fácil se le hace a la gente gastarlo a lo tarugo.

Seguramente al igual que yo pensará lo mismo: Vicente Fox no nació idiota, lo hizo Martita.

O quizá sí nació dañado y el brebaje lo remató.El punto es que uno de los personajes más impresentables de este país, el expresidente Fox, casado con una mujer devota, criada en puro colegio religioso, resultó el cazador casado y cayó en manos de un harpía de la talla de doña Marta, que por cierto poco le duró el embrujo, ya que nunca alcanzó trascender en su anhelo de ser ella misma presidenta de este país.

En Los brujos del poder vemos las mañas macabras de algunos personajes descerebrados que han gobernado México.

Por ahí desfilan Carlos Salinas de Gortari, la terrible Elba Esther Gordillo, que no sé si la odié más por su desmedida ambición o por haber mandado a sacrificar un León en un ritual en Nigeria, según ella para protegerse del ex presidente Zedillo.

¿Qué culpa tenía el león de su demencia y superstición?

Otra nefasta que muy poco le duró el gusto y hasta a la cárcel fue a parar y ahora en libertad quiere figurar en la escena política con un partido satélite a punto de desaparecer.

Como esos personajes puede nombrar miles, ya que la ambición, aunada a la poca capacidad que suelen tener quienes se pavonean en la esfera política los hacen recurrir a estas y muchas otras prácticas para lograr su deseo de seguir mamando del presupuesto porque como les dije, no les cuesta ganarlo.

Haré un paréntesis para contarle que hace meses tuve un sueño que me inquietó.

Veía a un tipo que dice ser empresario veracruzano (me evito decirle el nombre por ahora) que estaba montado en una torre mientras yo caminaba abajo, rodeada de brujos africanos que me querían atacar.

El, con cara de demonio, le pedía a los brujos que me alejaran de todos porque “yo era suya”…. 

Cuando desperté me quedé pensando si el tipo en cuestión solo era estúpido o si en verdad le haría a las artes oscuras para tener el dominio de las personas.

Cuando por azares del destino me lo encontré en un bar muy en plática con un panista reconocido de aquí del puerto concluí que era ambas cosas: estúpido y le hacía a las artes oscuras. Porque sé también, de buena fuente, que el panista en cuestión tiene su brujo de cabecera a las afueras de la ciudad, por el rumbo de Soledad de Doblado.

En ese momento decidí alejarme. Ni el panismo ni la estupidez caben en mi radar.

SEGUNDO ACTO: “cien abogados se columpiaban”….

Un rico desayuno y una amena plática tuvimos ayer domingo con el reconocido abogado penalista Jorge Reyes Peralta. quien citó a la prensa para hablarnos del muy venido a menos Miguel Ángel Yunes Márquez.

La historia ya se la saben: El chiqui anda evadiendo la justicia y se niega a presentarse ante el juez.

Dirán que soy bastante simplona pero de todo lo que se dijo me causó gracia el tema de los cien abogados que supuestamente están a cargo de la defensa del ex candidato a la alcaldía porteña.

¿De ese tamaño es su miedo o de plano es otro que como no le cuesta el dinero lo gasta para defender lo indefendible?

Lo bueno es que supimos que el miembro de la dinastía Yunes y su señora esposa están vivos, mire que no de no saber nada de ellos mi vida pendía de un hilo.

TERCER ACTO: Pajaritos a volar…

Mientras recuerdo el sueño del fallido intento de aquel empresario por dominar a la gente veo una sombra de una mujer joven, parece rubia pero no distingo bien.

Cabizbaja, bastante sombría, la señora intenta huir.

Tampoco le funcionó, al igual que a su amigo el empresario-prestanombres, los hechizos con aquel brujo “renombrado” que vive en un lujoso fraccionamiento de la zona conurbada.

El poder va más allá de la magia, sea negra o sea blanca.

Dicen que se fue del país.

“Pajaritos a volar”, le digo a mi hija cuando la llevo al aeropuerto cada vez que sale de viaje.

Así dicen que se fueron los Yunes y que hasta la Interpol tendrá que buscarlos si de plano se hacen humo.

¿Sabremos de ellos en una próxima entrega de Los brujos del poder?

Esperemos…

Deja una respuesta